El sabor de la leche

El sabor de la leche

Explicación: “Ordeño vacas. Trabajo desde las cinco (de la mañana) hasta las siete y media (de la noche). El Richard me ha traído. Él me conoció en Capinota y desde allí me trajo a su casa para trabajar y no pagaba nada” (Adolescentes hacían trabajo de esclavos desde niños en granja, Los Tiempos, 19/09/2012). Este es el testimonio de un niño de 13 años rescatado de una lechería de la zona sur de la ciudad de Cochabamba, Bolivia. Varios otros niños y adolescentes prestaban servicios no remunerados y en condiciones de esclavitud en la misma lechería, como el caso de Miguel que llegó a sus 5 años. “Los vecinos del lugar denunciaron la explotación a la que eran sometidos los adolescentes. Pero tardaron en notificar a las autoridades porque sentían temor de las represaliar que podrían asumir los propietarios de la lechería”, afirma el mismo artículo.

Según UNICEF, en el planeta alrededor de 346 millones de niños y niñas son sujeto de explotación. En Bolivia se estima que alrededor de 313.529 niños, niñas y adolescentes trabajar, según el censo 2001. A esta problemática se debe sumar el nivel de sensibilización del país y la efectividad y cumplimiento de normativas internacionales y nacionales por parte de las autoridades cuya tarea implica la protección de los niños, niñas y adolescentes víctimas de explotación laboral.

El caso de la lechería es sólo uno de los cientos que deben estar ocurriendo en el país sin que los testigos de estos hechos se animen a denunciar y cambiar la vida de un niño o niña. Este radioclip anima a la sociedad civil, responsable de cambiar su propia realidad, a denunciar cualquier hecho de abuso y explotación en contra de estos seres.

BIBLIOGRAFÍA:

“Adolescentes hacían trabajo esclavo desde niños en granja”, artículo escrito por: María Mena M. Periódico Los Tiempos, Cochabamba, 19/09/2012.

PERIÓDICO PUKARA –cultura, sociedad y política de los pueblos originarios-Mayo 2012 “Explotación Infantil” Año 6, número 69, Edición Electrónica. Bolivia

Trabajo Infantil y Adolescente en Bolivia

Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social, Organización Internacional del Trabajo (OIT), UNICEF, UNV Protección Especial. Bolivia

 

Público: Todo público.

Horario recomendado: Todo horario

 

Señora: Los veía desde mi ventana. Uno de ellos llegó chiquito; tendría 5 añitos y era bien tímido el pobre. Yo lo saludaba desde mi casa y carrera se ocultaba detrás de alguna vaca… Los otros llegaron después…

Hombre: ¡Las vacas se ordeñan desde las cinco de la mañana, para tener lista la leche temprano! ¡Los establos tienen que estar limpios y mis vacas también!

Señora: Los otros ya eran grandecitos, tampoco querían hablar conmigo. Yo creo que ese  hombre los pegaba…Se les veía el miedo cuando estaban cerca de él… Imagínense qué tan grande era su miedo que se veía desde mi ventana…

Hombre: ¡No me van a hablar con nadie! La gente es chismosa, especialmente la vieja de al lado…

Señora: “¡Vieja de porquería!”, así me debe estar maldiciendo ahora. Yo sabía que algo no iba bien… He esperado demasiado tiempo para hablar; eso nomás me remuerde la conciencia. Yo soy una vieja, tenía miedo que el hombre ese me haga algo…Tantos años han sufrido esos chiquitos…acaso me querían decir algo…apenas he logrado que uno me hable. Cuando ese hombre no estaba, le he pedido que me ayude a botar unos escombros y como se le veía buenito, de calladito me ha ayudado…

¡Pssssst! Hijito, ven, ayúdame a botar estos escombros, por favorcito, vieja ya estoy, pues.

Gracias, hijito…Toma estos 5 pesitos, vas a disculpar que no sea mucho. Harto te deben pagar en la lechería, ¿no? Tanto que trabajas… Hubieran visto su cara de asombro al ver la moneda…ahí nomás yo confirmé mis sospechas. Ese hombre no les pagaba nada… ¿Te paga ese hombre o no? Y nada de responderme… Y ahí me nació hacerle una caricia en su carita; lo acaricié con ternura… Y arrebatado, como despertando de un sueño feo, me ha comenzado a hablar y ya no ha parado… Mmm como loro ha empezado a hablar, como si desde hace años tuviera las palabras atragantadas, atrapadas en su pechito… Y de ahí nomás le he visto que lloraba el pobre chico…

…Ya no he tenido miedo. Ese mismo día he ido al pueblo y he denunciado. En la noche una gente ya estaba en la granja llevándose a los niños… Sí, “vieja de porquería”, debe decir… Pero ya no le tengo miedo… No hay que callarse por miedo… Más miedo me debe tener él ahora a mí… Mucho he esperado, hace tiempo podía haber cambiado la vida de esos niños…Pero más bien no ha sido tarde. Esos niños ya están mejor. Lo sé, ¿saben por qué? Porque antes, acaso podía tomar leche, nada… amarga la sentía… Pero ahora el sabor de la leche para mí ha cambiado, tiene un sabor dulce, y cuando la tomo me lleno de felicidad.

Locutor: Una denuncia a la policía, a la defensoría o cualquier institución que proteja a la niñez y una reacción inmediata por parte de ellas, pueden cambiar la vida de un niño o niña. Si te callas estás siendo cómplice de una injusticia. Denuncia.

 

Fue una producción de Infante-Promoción Integral de la Mujer y la Infancia con el apoyo de HIVOS y Terre des Hommes Holanda.

 

Escrito por Daniela A. Elías.

 

Intérpretes:

Señora: Rosario Quiroga

Hombre: Jhonny Sarmiento

Locutor: Radoslav Pazameta

Yo soy Ilusión

[vc_row][vc_column width="1/2"][vc_column_text] [cue id="6160"] Descarga: MP3 128 Kbps (Calidad Media)...

Invasión extraterrestre VI

[vc_row][vc_column width="1/2"][vc_column_text] [cue id="6173"] Descarga: MP3 128 Kbps (Calidad Media)...