Las peores formas del trabajo infantil IV

  1. Las peores formas de trabajo infantil IV-Minas 10:20

Descarga:

mp3-icon
MP3 128 Kbps (Calidad Media) – Las peores formas del trabajo infantil IV (242)

MP3 256 Kbps (Calidad Alta) – Las peores formas del trabajo infantil IV (255)

Guión – Las peores formas del trabajo infantil IV (269)

Las peores formas de trabajo infantil IV-Minas

 

 

Explicación:

Denunciamos.  Exigimos un cambio y buscamos una solución.

Se debe hacer fuerza para la aplicación certera del Convenio 132, sobre la edad mínima para que niños, niñas y adolescentes trabajen.

http://www.judicatura.com/Legislacion/1617.pdf

Se deber hacer fuerza para la aplicación certera del Convenio 182, sobre la erradicación inmediata de las peores formas de trabajo infantil.

http://ceadel.org.gt/compendio%20legal/ni%C3%B1ez_y_adolescencia/CONVENIO_182_DE_LA_OIT.pdf

La OIT estima que en torno a un millón de niños, niñas y adolescentes, con edades comprendidas entre los 5 y 17 años, realizan actividades de minería y cantería en todo el mundo. Estos niños deben afrontar un trabajo peligroso, y prescindir del acceso a la escolarización, la sanidad u otras necesidades básicas.

http://www.ilo.org/global/publications/magazines-and-journals/world-of-work-magazine/articles/WCMS_081443/lang–es/index.htm

Es importante denunciar también que en los centros mineros se trafica con drogas, se promueve la prostitución, se trafica con el alcohol, y son lugares donde la violencia hacia los pobladores hombres, mujeres, niños y niñas está naturalizada. 

http://ilo.org/ipec/areas/Miningandquarrying/lang–es/index.htm

En Bolivia, alrededor de 3800 niños, niñas y adolescentes trabajan en la minería, muchos pertenecen a familias mineras y otros tantos a familias migrantes. Todos ellos trabajan en las minas subterráneas y en los depósitos aluviales, o en los ríos de copajira con aguas toxicas.

Las mujeres y las niñas realizan el trabajo de embolsado, palliris, los adolescentes son los que generalmente trabajan dentro de la mina, y poco a poco van incluyendo a sus hermanos y hermanas menores. Exclusivamente niños, niñas y mujeres trabajan en el barranquilleo, siendo esta actividad una de las peores y más peligrosas ya que tienen que estar sumergidos en aguas contaminadas.

Un adolescente puede recibir por su trabajo hasta 200 bolivianos, trabajando todos los días; de no ser así se les paga en especie, evidentemente ganan menos que un adulto, en algunos caso, los niños reciben residuos de minerales como parte de su paga.

Debido a la pronta incorporación al trabajo, menos del 3% de los niños, niñas y adolescentes logran salir bachilleres. Es decir, de los 3800, entre niños, niñas y adolescentes, solamente 114 de ellos logran terminar el colegio, en caso de que exista alguna unidad educativa a cual acudir. 

Los peligros que deben afrontar los niños, niñas y adolescentes son extremadamente altos. Se respira gases tóxicos que terminan intoxicando los pulmones, -prácticamente llegan a cocinarlos en vida.  Existen un eterno riesgo de muerte por derrumbes, el cuerpo de los NNA pueden llegar a ser aplastados por máquinas excavadoras y otras que se usan en el trabajo de extracción. El barranquilleo produce infecciones en la piel, fiebre amarrilla y reumatismo por las aguas toxicas.

El trabajo dentro de la mina reduce la esperanza de vida. Se calcula que una persona que trabaja constantemente en la minería no llegaría a pasar de los 40 años sin fuertes y crónicas enfermedades respiratorias. Además de otras tantas afecciones psicológicas y físicas. 

“Trabajo desde tercero básico. Trabajo día por medio cuando mis papás se ponen mal. Yo tengo hermanitos que también trabajan en la barranquilla. En vez de barranquillar me gustaría trabajar en algo mejor para estudiar y salir y tener una profesión”. Valeria, 11 años.

“En mí nomás que se acabe el trabajo de la minería. Cuando yo muera, qué beneficio, qué herencia yo voy a dejar a mis hijos. El estudio, la lectura será pues… yo no tengo ni casa. Tengo que dejarles el estudio. Que sean algo en la vida, que ya no sean como yo” Isabel, palliri, 60 años. http://www.unicef.org/bolivia/bo_resources_buscandolaluz.pdf

La escuela es el mayor refugio que pueden encontrar los niños y niñas zafreros. Las peores formas de trabajo infantil no deben quitarles a los niños la alegría, no deben quitarles la vida. Las atrocidades cometidas contra la niñez en cada uno de estos trabajos son casi indescriptibles. Es así que hacemos denuncia de todo ello, de todo el horror que significa, hacemos denuncia de todo el error humano por permitir esto. 

Las peores formas de trabajo infantil son:

  • Trabajo agrícola en la zafra de caña de azúcar.
  • Zafra de la castaña (recolección o zafra y beneficiado de la castaña).
  • Minería (minero, perforista, lavero, dinamitero).
  • Pesca en ríos y lagos.
  • Peón en labores agrícolas en cultivos extensivos.
  • Cría de ganado extensivo.
  • Trabajador forestal.
  • Ceramistas en general: Ladrilleros.
  • Actividades en locales de expendio de bebidas alcohólicas, lugares de prostitución (limpieza, atención de mesas, etc.)
  • Recolección de basura, plásticos y aluminio.
  • Limpieza de hospitales.
  • Servicios de protección y de seguridad.
  • Trabajo doméstico “cama adentro” (niñera, dama de compañía, mujer o mozo de limpieza).
  • Voceador en transporte público.
  • Peón en labores agrícolas en cultivos extensivos.
  • Cría de ganado extensivo.
  • Trabajador forestal.
  • Vendedor de comercio en horario nocturno.
  • Modelo de modas que implique sobre erotización de la imagen.
  • Trabajadora doméstica del hogar “cama afuera” (niñera, dama de compañía, mujer o mozo de limpieza)
  • Asistente de baños en horario nocturno.
  • Picapedrero artesanal.
  • Operador de equipo de amplificación de sonido.
  • Carpintero y otros oficios con manipulación de maquinarias, herramientas de tipo manual o mecánico y equipos especializados que requieran capacitación y experiencia.
  • Trabajo en la construcción:
  • Albañil.
  • Cuidador de autos en horarios nocturnos.

Según el Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social, del Estado Plurinacional de Bolivia,   “La Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, entiende por niño a ‘todo ser humano menor de 18 años de edad salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya establecido antes la mayoría de edad’. En tanto que el Código del Niño, Niña Adolescente de Bolivia hace una distinción entre niño y adolescente. Considera como niño a todo ser humano desde su concepción hasta que éste cumpla los 12 años de edad y adolescente desde los 12 hasta los 18 años de edad cumplidos.

En Bolivia se ha determinado como edad mínima permitida para el trabajo los 14 años de edad. Sin embargo, considerando que en el país todavía existen niños trabajando, se suele usar el término “trabajo adolescente” para referirse al que realizan los jóvenes de 14 hasta los 18 años de edad y “trabajo infantil” para designar al que realizan los niños menores de 14 años.

Hacemos un llamado a los padres y a las madres, a las profesoras y profesores. Es necesario que los niños y niñas conozcan de estas actividades, que conozcan sus derechos, es necesario alertar a los niños, es necesario protegerlos. Es de suprema importancia visibilizar la violencia, es necesario abordar el tema: Que los niños vuelvan a clases, que no dejen la escuela.  La educación es lo más importante, y no sólo para ellos, de ahora en adelante, y ya desde hace mucho tiempo, educar es educarse. 

 

 

 

 

 

Narrador: Niños, niñas, los centros mineros son uno de los lugares más pobres de Bolivia. Aquí, en el altiplano, sopla un viento frío y eterno. Aquí las casitas están amontonadas unas sobre la otra, como trepándose al cerro de la mina. Se dice que existen más de 3 mil niños trabajando. Aquí, en estos lugares, no existen las plantas, está lleno de rocas y escombros.

Si miran al cerro verán la entrada de la mina, -la bocamina-, ahí adentro, los mineros pican el cerro para sacar los minerales. Son túneles oscuros donde casi no se puede caminar ni respirar y que además pueden derrumbarse en cualquier momento. Es una sensación horrorosa. En las minas han muerto muchos hombres, mujeres, niños y niñas, desde hace muchos años. Esta una de las peores formas de trabajo que existe. Ahora, deben saber algo más: Antes de empezar a trabajar, los mineros tienen que hablar con el Tío de la mina. El Tío es una estatua del diablo que se encuentra dentro de la mina, y nadie puede faltarle al respeto; hay que regalarle coca, cigarro y alcohol, se dice. El Tío se enoja, el Tío nos da la platita, el Tío nos cuida, se dice.  Ya estamos cerca. El día se ha nublado. Niños y niñas tengan mucho cuidado. Profesora, hemos llegado.

 

Profesora: ¡Hola! ¡Hola! ¡Hola! No veo a nadie. Qué extraño… A ver, acerquémonos a la bocamina, tal vez encontramos a alguien. Hace mucho frio aquí. ¡Hola! ¡Hola! ¿Hay alguien ahí? Bueno, ya estamos en la entrada, niños, pero no veo a nadie. Está muy oscuro ahí adentro. Aquí hay un mechero. Bien. Ahora, sí se ve algo… ¡Oh, Dios mío! Es un túnel. ¿Hasta dónde llegará? Miren las paredes. Se ve que han sido abiertas a martillazos. Pero ¿dónde está la gente? Bueno, vamos a entrar para buscar a alguien. Con calma. Vean las rieles en el piso: Esto sirve para sacar los minerales en vagones… Hay mucho barro aquí adentro, las paredes están goteando pero esto no parece agua. No lo puedo creer… aquí también huele muy mal y este lugar se hace cada vez más estrecho. Con cuidado, niños. Con cuidado. ¡¡¡Hola!!!

Vocecitas: ¡Hola! ¡Hola!

Profesora: ¿Quién anda ahí? ¿Escucharon eso? Se calló. ¿Qué habría sido? Bueno, por lo menos hasta ahora no hemos encontrado a ningún niño. Tal vez es mentira lo que nos dijeron.

Vocecitas: ¡Niños, niñas!

Narrador: ¡Oh, Dios! Ahí está otra vez. Alguien nos está hablando… Niños, niñas, ustedes espérenme aquí, escuchando. ¿Sí? Yo voy a entrar sola. Esto se ve muy peligroso. Allá voy. Apenas se puede caminar, niños. ¿Me escuchan? Yo les iré diciendo poco a poco lo que veo. ¡Oh! Veo una luz. Iré hacia ella.

Vocecitas: ¡Luz!

Profesora: ¿Otra vez? No importa. ¡Voy a seguir! Tal vez hay alguien ahí. Es muy difícil avanzar, niños, pero ya estoy llegando.

Vocecitas: ¡¡¡Corran!!!

Profesora: Ya casi llego.

Vocecitas: ¡Tiro!

Profesora: Un poco más y estoy adentro. Sólo debo agacharme. ¡Listo! No van a creer lo que estoy viendo: Aquí hay un niño… Hola.

Niño: Hola.

Profesora: Niño, ¿qué haces aquí?

Niño: Aquí vivo.

Profesora: ¿Aquí?

Niño: Sí.

Profesora: ¿Dónde están todos?

Niño: Hoy hay entierro.

Profesora: Oh, lo siento mucho. ¿Y cuál es tu nombre?

Niño: Jorge.

Profesora: Jorgito, ¿aquí hay niños trabajando?

Niño: Sí.

Profesora: ¿Y por qué?

Niño: Si el padre muere, los hijos trabajan.

Profesora: ¿Y las madres qué hacen?

Niño: Lloran, entierran, recogen, hijos, hijas.

Profesora: Esto es muy raro… ¿Quién eres?

Niño: Jorgito.

Vocecitas: ¡¡Niños!! ¡¡Niñas!!

Profesora: ¡Oh, Jesucristo! ¡Esas voces!

Niño: Aquí es muerte…, profesora. ¡Aquí no es Jesucristo!

Narrador: Profesora, debe salir de la mina. Las cosas se están saliendo de control. ¡Niños, huyan! ¡Salgan de la mina! ¡¡Salgan!!

Profesora: ¡Este niño no puede quedarse aquí!

Narrador: ¡¡Ése no es un niño, profesora!!

Niño: ¡Niños! ¡Niñas! ¡Entierro!

Narrador: ¡¡Derrumbe!! ¡Huya, profesora! ¡Escape, escape!

Profesora: ¡Tengo  que  escapar! ¡Tengo que salir! ¡¡Salgan de la mina, niños!! ¡¡¡Salgan!!!

Voz: Los niños que trabajan en las minas son quemados por aguas ácidas, enferman de silicosis y son enterrados vivos en los derrumbes.

Narrador: Los niños que trabaja en las minas mueren con los pulmones achicharrados después de 4 años de trabajos forzados.

Niña: Las niñas trabajadoras del hogar son encerradas y golpeadas por las dueñas de casa, son obligadas a trabajar en exceso y son abusadas sexualmente por el patrón, por el hijo y por el dueño de casa.

Narrador: Ahora mismo, miles de niñas están siendo vendidas por sus madres y obligadas a abandonar sus familias a título de padrinazgos o como esperanza de una vida mejor. Nada más equivocado.

Niño: Los niños que trabajan en la zafra son envenenados por insecticidas, son mutilados por machetes y máquinas, enferman de paludismo, cólera y asma.

Niña: Los niños que trabajan en ladrilleras respiran gases tóxicos. Las ladrilleras son “basureros públicos”. El excesivo trabajo en estos lugares deforma el cuerpo de los niños. Se pueden encontrar niños y niñas de 5 años de edad cargando ladrillos hasta cuatro horas al día.

Voz: En el mundo, un millón de niños, niñas y adolescentes trabajan en las minas. Un millón de niños, niñas y adolescentes sacrifican sus vidas en el trabajo de la mina. Respiran gases tóxicos, mueren en derrumbes, en explosiones, enferman de fiebre amarilla, contraen asma, pulmonía, tuberculosis, reumatismo. En Bolivia, como en todo el mundo, la minería esta considera como una de las peores formas de trabajo Infantil.

Narrador: Niños, niñas, Bolivia es sólo un ejemplo del trabajo infantil en toda Latino América. En otros países los niños y las niñas tampoco llegan a conocer la escuela. Se inician en el alcohol y las drogas a temprana edad, son vendidas como se venden papas o como se venden dulces, son prostituidos, son asesinados para vender sus órganos, y otros son obligados a vivir en cuarteles. Los países de Latino América con mayor cantidad de niños y niñas trabajadoras son Brasil, Perú, México, Colombia y Bolivia, y Bolivia es sólo un ejemplo. Si todos los niños trabajadores de Latino América se dieran la mano, harían una fila tan larga que empezaría en México y terminaría en Argentina, casi antes de llegar al polo sur.

Profesora: Niños, niñas, ¿saben cuándo un trabajo es peligroso? Cuando dejas de ir a la escuela, cuando te enfermas, cuando te gritan o te golpean, cuando alguien te toca tus partes privadas, cuando tu vida corre peligro.

Narrador: Las peores formas de trabajo infantil no deben quitarles la escuela a los niños y a las niñas, no deben quitarles la alegría, no deben quitarles la vida. ¡No lo permitas!

Profesora: Niños, niñas, la escuela es el mayor refugio que pueden encontrar, es el mejor lugar del mundo, no faltes nunca, diviértete, conoce, juega y aprende.

 

 

 

 

 

Fue una producción de Infante-Promoción Integral de la Mujer y la Infancia con el apoyo de Terre des Hommes Holanda

 

Escrito por Alejandro Marañón G.

Intérpretes:

Profesora: Valeria Urquieta Q.

Narrador: Alejandro Marañón G.

Niño: Diego Ignacio Blancourt A.

Niña: Luz Camila Galarza Santa Cruz

Voz: Daniela A. Elías

Las peores formas del trabajo infantil III

[vc_row][vc_column width="1/2"][vc_column_text] [cue id="6084"] Descarga: MP3 128 Kbps (Calidad Media)...

Las peores formas del trabajo infantil II

[vc_row][vc_column width="1/2"][vc_column_text] [cue id="6079"] Descarga: MP3 128 Kbps (Calidad Media)...