Qué sería de uno sin los amigos

  1. Qué sería de uno sin los amigos 3:31

Descarga:

mp3-icon
MP3 128 Kbps (Calidad Media) – Qué sería de uno sin los amigos (193)

MP3 256 Kbps (Calidad Alta) – Qué sería de uno sin los amigos (171)

Guión – Qué sería de uno sin los amigos (180)

Qué sería de uno sin los amigos

 

 

 

Explicación:

Muchas veces me ha sucedido que al hablar con mis amigos, advertía a leguas, que uno de ellos era exageradamente machista, hablaba muy mal de su enamorada, tenía otros encuentros amoroso, no se cuidaba, y realmente no le importaba nada, solo pasarla bien, y así me hacía cómplice de ello.  Luego al tiempo supe que su relación estaba muy mal, él tomaba demasiado, casi pierde el trabajo, a ella casi ya no la veíamos, y tampoco los veíamos juntos.  Poco a poco la relación terminó peor de lo que uno esperaba.  No sé si hubieron golpes, nunca lo supe, porque pese a todo, las personas todavía prefieren no hablar de eso.  Pero no creo que hubiera sido necesario ver golpes, ni sangre, ni gritos, para entender y tratar de aprender algo de esto y prevenir un hecho violento en sí mismo.  A menudo en nuestro cotidiano dejamos pasar cosas así, hechos violentos, o mejor dicho, hechos pequeñito un poquito violentitos, unito tras otrito y otrito tras unito, porque están en el cotidiano y no reaccionamos porque estamos hablando de nuestros amigos, porque es mejor no meterse en eso, porque no es tan grave, porque parecía que dos cervezas lo podían solucionan todo, pero no fue así.  Me he sentido como un cobarde por no decir algo, “No lo hagas”, “Reacciona”, “Yo no estoy en tus zapatos pero es por tu bien”, tal vez no hubiera solucionado nada, o tal vez sí, nunca lo sabré.   Al final tuve que ver a mis amigos destrozadas, odiando sus vidas y bebiendo el triple ¿Es menos violento todo esto por estar en el cotidiano? Personalmente ya no quiero ser un cómplice, y este es el espíritu del radioclip, dedicado con mucho cariño a todos, y sin mucha ciencia, porque cada quien sabe dónde le aprieta el zapato.  No nos acostumbremos a dejar pasar esas cositas, a veces los amigos podemos ser imprescindibles, por algo estamos hablando de los amigos.  

 

Amigo 1: No pues yo le dije: “Pero mi amor, tú sabes que te quiero, no desconfíes de mí” y blablablablabla!

 

Amigo 2: Tranquilo hermano, sí, a veces son así, pero ¿qué vamos hacer?

Amigo 3: Sí tranqui, a mí también me da cada discurso, pero lo importante es que la quieres.

Amigo 1: Claro que la quiero, pero ¡pucha! me ha dicho hasta de lo que me voy a morir!

Amigo 2 y 3: (Ríen)

Amigo 3: Ya, no exageres, ni que fuera para tanto.

Amigo 2: Sí oye tampoco eres tan mal tipo.

Los tres: (Ríen)

Amigo 1: Ya sí, bueno ya, oye gracias hermano, que haría sin ustedes, pero a la próxima que me venga con su cantaleta de uno solo la voy a hacer callar, y que no me venga con sus celos ridículos ¿no?, como si se hubiera enterado de algo, ¿tú le has dicho algo?, no pues, no le has dicho nada, creo que ustedes tampoco saben.  Que se calle ¿no?, a quien cree que le está gritando, yo soy su macho, gracias hermano, y pobre de ella que quiera hacerse a la linda, de un planchazo le voy hacer pedir perdón, y por ultimo yo me meto con la que quiera!, y me chupo el día que quiera, para que tengo a mis amigos, entre bomberos no nos pisamos la manguera, listo, y por ultimo…

Amigo 2: Y por último te callas ¿qué cosa estás hablando?

Amigo 3: No acabas de decir: que la quieres.

Amigo 2: ¿Cuándo te has metido con otra?

Amigo 3: ¿Se puede saber qué cosa estás haciendo?

Amigo 2: Y nosotros defendiéndote como un par de huevones, sí la Nancy fuera mi hermana no me importaría agarrarte a patadas.

Amigo 3: ¿De dónde te sale semejante basura?, cuidado que vayas a estar diciendo que nosotros te estamos enseñado, así no me vuelves a hablar en tu vida.

Amigo 2: Será tu chica pero es mi amiga, así que es mejor que cierres tu boca, encima se hace al machito, ¿qué te pasa, no te das cuenta de las estupideces que estás diciendo?

Amigo 3: Por giles como vos piensan que todos somos iguales y no me no me vengas con que es un decir nomás, faltaría que seas uno de eso que agarra a su chica a golpes porque cree que le pertenece.

Amigo 2: Cuidado que mañana aparezcas en crónica, tenemos las imágenes!, otro enamorado, asesino, violador, mata a su enamorada porque no podía vivir sin ella, y que si no era de él no era de nadie, pero dice que fue sin querer queriendo y que además no le dejaba hacer viernes de soltero ¡y mírame a los ojos cuando te hablo!

Amigo 3: No a mí mírame a los ojos cuando te hablo, somos o no somos amigos, tu eres como mi hermano y no quiero que te portes como uno de esos imbéciles que se hacen la paja haciéndose a los machos, habías terminado siendo un inseguro de esos que la hace sentir insegura y seguro de seguro la Nancy se asegura de calcarte tu inseguridad en tu cara.

Amigo 2: Y si te estamos diciendo esto es porque no queremos verte linchado por la primera turba que venga a agarrarte a palos y te despelleje vivo en la puerta de tu casa, porque hay una ley sabes, la 348, y a la señora ley 348 se la respeta, y aunque no hubiera ninguna ley a la próxima yo mismo te agarro y te cargo a la policía y ahora no te tiro un planchazo nomás porque eres mi amigo.

Amigo 3: A ver agárrate las bolas, eso ahí sí bien, con fuerza, ¿creo que eres hombre?

Amigo 2: ¿Eres o no eres hombre?

Amigo 1: Sí, soy hombre.

Amigo 3: Entonces que estás esperando para reaccionar, y ahora agarrate la cabeza, esa no!, esa otra sonsera que tienes sobre los hombros, eso sirve para pensar, no para hacerte pajas mentales  y no me cortes no he terminado, y aunque después te tenga que visitar en la cárcel, yo igual te denuncio, ahí te van a enseñar a hablarle a las mujeres, entre cuatro y de cuatro te van hacer pedir perdón y ahora reite pues reite, respeto ¿oyes? respeto, te vas a quedar solo gil, ojala que tu chica se encuentre con otro que la haga sentir segura, ¿Qué más quiere pues una mujer qué más? que sea un caballero, no un sapo de laguna, pero es mi amigo, si señores este gil sapo huevón es mi amigo, ¿qué voy hacer, qué nada? reñirle pues, y no me vengas otra vez con esas tus cosas, es la última vez  ¿me estás escuchando, parece que no me estás escuchando, me estás escuchando? 

Amigo 2: Entonces que estás esperando para reaccionar, cuantas cosas juntos, cuantas, ¿quién es mi compadre?, ¿quién? el Lucho pues, tu no por pendejo, ¿qué te falta, ja!, qué te falta?, como quisiera verte bien, orgulloso, enamorado, firme, pobre de ti que después nos estés buscando para chupar y contarnos tus penas con tu chica, respeto ¿oyes? respeto, te vas a quedar solo gil, y sabes que te voy a decir, bien hecho, y esto más, pero voy a pensar en mi cuate, en ti sí, pero a la distancia, y voy a sufrir porque se lo van a estar poniendo cuatro de cuatro cuando lo metan a la cárcel por huevón, y aunque tu ñata te ande gritando se la escucha, ¿me estás escuchando, parece que no me estás escuchando, me estás escuchando?

 

Fue una producción de Infante-Promoción Integral de la Mujer y la Infancia con el apoyo de Conexión Fondo de Emancipación.

 

Escrito por Alejandro Marañón G.

 

 

Intérpretes:

Voz:    Valentín Aguirre.

Jorge Fernández.

Alejandro Marañón.

La iniciación

[vc_row][vc_column width="1/2"][vc_column_text] [cue id="5515"] Descarga: MP3 128 Kbps (Calidad Media)...

Ser madre

[vc_row][vc_column width="1/2"][vc_column_text] [cue id="5488"] Descarga: MP3 128 Kbps (Calidad Media)...