Somos personas como tú, de a pié, que nos organizamos buscando el desarrollo social y lo hacemos sin ánimo lucrativo. Para ello, venimos desarrollando programas de atención junto a niños, niñas y mujeres adolescentes y adultas para la restitución de sus derechos. Porque creemos en estas personas que han vivido episodios de violencia de género y violencia generacional, también realizamos acciones de promoción y defensa de los Derechos Humanos y de desnaturalización de la misma violencia. Queremos aportar en la construcción de una ciudadanía de la niñez y la mujer, potenciando su participación y sus formas de expresión y protagonismo.

Y aunque podemos parecer luchadoras y luchadores de causas perdidas, creemos que es posible vivir en un mundo en el que todos los seres humanos nos reconozcamos con la misma dignidad y podamos disfrutar de los mismos derechos.

Nuestra Visión  es que Infante sea un referente a nivel departamental, nacional e internacional en la promoción, defensa y restitución de los Derechos Humanos de niños, niñas, adolescentes y mujeres a través de un equipo profesional y multi-disciplinario comprometido con los principios de respeto, dignidad y equidad.

Nuestra Misión nos anima a hacer de Infante una institución de desarrollo social, que promueve  la defensa, protección y restitución de los Derechos Humanos, principalmente de la población vulnerable a la violencia, mediante acciones de prevención, atención integral e incidencia social y en políticas públicas, con la finalidad de contribuir a un mayor Desarrollo Humano y a la construcción de una sociedad con justicia social basada en una cultura de respeto, equidad y dignidad.

Nuestros valores:

Dignidad humana. Trabajamos por el bienestar de las personas desde la ética, el respeto a la vida en la diversidad y la promoción de los derechos humanos. Entendemos las manifestaciones de la violencia de género y violencia generacional y las desigualdades que de éstas se desprenden como atentados contra la justicia social.

Justicia social. Aportamos en la construcción de un enfoque de desarrollo orientado a la equidad y la promoción de las capacidades de las personas para la igualdad de oportunidades, el logro del bien común y la defensa de la dignidad humana.

Reflexión crítica. Promovemos el espíritu crítico para la determinación de nuestras acciones y como factor necesario para impulsar la transformación social, entendiendo que la reflexión debe criticar e interpelar el uso abusivo del poder en todas sus manifestaciones.

 

Nuestros Principios:

Coherencia: Nuestra acción manifiesta la puesta en práctica de los valores institucionales en concordancia con la generación de modelos -contra la violencia de género y violencia generacional- adecuados a contextos geográficos y sociales.

Transparencia: Basamos nuestra labor en la honestidad, la responsabilidad y el acceso a la información, para una rendición de cuentas transparente y oportuna.

Participación social: Fomentamos los principios democráticos y participativos como medios necesarios para la transformación social y como fin inherente al desarrollo.

Profesionalidad: Impulsamos procesos basados en la optimización de los recursos y en la calidad del trabajo de los equipos, orientados a la búsqueda de un mayor impacto.

Sostenibilidad: Perseguimos el equilibrio entre desarrollo social, económico y el respeto y protección del medio ambiente como vía para reducir de forma duradera las causas de la vulnerabilidad.

 

Nuestro Objetivo general:

“Contribuir a promover el desarrollo humano y justicia social para que los destinatarios de los diferentes programas desarrollen mejores condiciones de convivencia familiar y social en el marco del respecto a los Derechos Humanos” (Art. 6º, Estatutos)

Nuestros Objetivos estratégicos:

Cohesionar la institución en torno al ideario y marco referencial, implementando mejoras necesarias para reforzar una actuación coherente con la misión y visión y consecuente con los valores y principios.

Mejorar la calidad de los programas que se impulsen considerando una respuesta a la problemática de la violencia de género y violencia generacional que, por un lado, trascienda de la contención de los beneficiarios a su proyección y, por otro, considere sus condiciones objetivas y subjetivas.

Generar estrategias de sostenibilidad y de autogestión en los programas y entre sí de acuerdo a principios de solidaridad, autonomía y de respeto mutuo.

Nuestras Prioridades:

  1. Sistematización de las metodologías de protección y atención a la mujer y la infancia desarrolladas por Infante-Promoción Integral de la Mujer y la Infancia y transferencia de dichas metodologías a instancias del Estado.
  2. Desarrollo, consolidación y difusión de mecanismos locales de protección a la mujer y la infancia, generando modelos alternativos y/o complementarios a los sistemas de protección del Estado.
  3. Desarrollo de metodologías de sensibilización y prevención favorables para la desnaturalización de la violencia de género y violencia generacional desde modelos educativos y comunicacionales y con enfoque de Derechos Humanos.
  4. Identificación de las tendencias causantes de la violencia en razón de género y generacional en nuestro contexto y su influencia e impacto en el desarrollo humano, a partir de la reflexión permanente, la investigación, la sistematización de experiencias y la generación de espacios de diálogo con instancias influyentes en la formulación de políticas de desarrollo humano.

Profundización y articulación del trabajo con voluntarios y voluntarias, en especial con aquellos que pueden desarrollar capacidad de liderazgo, comprendiendo su realidad, promoviendo su formación y ofreciendo posibilidades de concreción de su compromiso social.